Con una declaración de principios como la que representa este verso: Demencia aquí me tienes (un solo verso dice el libro sin agotarlo), mi amigo y poeta Esteban Martinez Serra ha enarbolado una de las mejores propuestas literarias contra el dolor, que he leido.

La palabra de Las luces nómadas, su último libro que acaba de publicar Bartleby, con prólogo de Jenaro Talens, va vaciando el dolor a cada página, a través de un viaje que es el de la pérdida de la conciencia de la persona, que no es otra cosa que el mal descubrimiento que la palabra ya no nos salva, ya no nos es útil, es en todo caso, un fonema enfermo. Martínez Serra conoce bien ese proceso, lo ha vivido demasiado cerca, y le teme. Y el miedo es una de las pocas cosas acerca de las que escribimos. Yo conozco el dolor y reconozco en la letra de Esteban, en su lectura, la voz de los que han perdido la palabra, la capacidad  para conjurar el miedo: para aun salvarnos, para aun derrotar a la demencia.

Tiene algo de salvación este gran libro.

Anuncios