Como estoy hastalos de tanta celebriti que circula absolutamente en todos los lugares actuales,  me celebro leyendo que una obra como la de Clarice Lispector está de moda. Lo ha explicado muy bien Laura Freixa en su libro. Empiezo a estar seguro de estar compartiendo según que condición , y no me disgusta.

Para mí, que escribo desde el ámbito doméstico, que escribo con vocación de dispersión, ahora poesía, ahora relatos raros, ahora con un pinzel y acuarelas; que escribo sin militancias, en un idioma u otro sin más, que escribo en fin, por voluntad, desde el silencio, voy sabiendo lo que me espera.

Pero la vocación del silencio es la que es y no sé si se puede renunciar a ello. Por eso me entusiasma un libro que le pone toponimia a la metáfora. Se trata de 501 llocs de silenci que has conéixer abans de morir, de Ceci Lorenzo, recién editado por Ara llibres. En él se recogen esos sitios de contra ruido de nuestro país, incluida Barcelona. Una oferta tan imprescindible como recomendable.

¿Para cuándo una guía de la obras y personas de silencio?

Anuncios