Dice Mar que la poesía visual es ella haciendo el pino, cuando se niega a caminar bajo el peso de la gravedad. Yo digo que es de las mejores propuestas visuales que conozco.

Escritora, dibujante con palabras de extraños relatos y cronista con líneas, colores y objetos de lo que acontece a su alrededor y no siempre llega a entender. Fotógrafa a ratos, rastreadora de objetos insólitos que otros desechan, y buscadora insaciable de escondites. Su sueño: encontrar algún día el escondite perfecto. Cuando cierra los ojos, las escaleras, los caracoles, las raíces que conforman un bosque, las nubes que entran por la ventanas, las huellas que surgen y desaparecen como tímidos fantasmas y las caracolas que esconden amapolas son los habitantes que se adueñan del espacio personal de sus obras. Su alfabeto más elemental: un beso es un olor; el roce de una mano, un sonido que parpadea en la retina; un paso, un color que se trocará en su complementario a la vuelta de la esquina; y una palabra pronunciada es el sabor del objeto que no nos atrevemos a tocar. (mar es marlo cuando se esconde y marlo es mar cuando hay marea viva)

Pasen y vean, visiten su nuevo y actualizado blog

De la serie Vasos comnicantes. Mar Lozano

Anuncios