La combinación de imagen y palabra hace tiempo que me cautiva. Verso y pintura, especialmente. A ello dedica su obra Juan Salido-Vico. Una de sus poemas que más me conmueve:

INTERIOR

Mis manos, sobre la mesa, se saben ajenas al propio cuerpo. Jamás mi rostro reportará dato alguno acerca de la consumación de este infinito instante. Los utensilios, inútiles y dispersos, olvidaron sin más su primitiva función, aletargados en el capricho de sus formas, signos extraños esculpidos por el sueño o la osadía. La ventana, allá a mi espalda, sirve apenas para enmarcar vuestra desaparición. El paisaje no habrá existido: sobreviven aquellos árboles hundiendo sus raíces en los anillos de otra memoria. Otros ojos han acuñado el poema, ya sin remedio.

(De Víspera de ayer)

Evoca la acuarela que os dejo, que pertenece al nuevo trabajo en ciernes, y que podéis ver aquí.

Olivos de Jaén, aquarel·la i tinta xina 30x30

Olivos de Jaén, aquarel·la i tinta xina 30x30

Anuncios