Es lunes, a eso de la entre noche un día de primavera, barrio de Gràcia de mi ciudad; escaleras abajo y encuentro con poetas. El bar se llama La Cigale. Son Chico y Salido-Vico, incombustibles agitadores culturales que dirigen el ciclo de poesía Els dilluns de la Cigale. Este lunes toca Eduardo Moga.

Moga me deleita. Lo conocía como lector y no me defrauda escucharlo -como sí me ha ocurrido con otros. Domina la palabra, la escena; nos lleva por dónde quiere, sin estridencias, con contundencia.

Los lunes son poesía, lo han sido durante todo el invierno mientras ha durado el primer ciclo. Para el otoño se reanuda. Allí os espero.

Anuncios