Cuando tienes delante a un periodista que es por encima de todo poeta, es muy fácil que una entrevista acabe girando exactamente en dirección opuesta a lo común. Esto es, hacia el terreno de la claridad.

Eso es lo que pasó la mañana que charlé con Álex Holgado, que cruzamos la frontera y alcanzamos el acuerdo de cúales deberian ser las primeras notas de una buena sinfonia. Como mínimo, un buen principio.

La entrevista al completo la podéis disfrutar aquí.

Anuncios