Seguramente no debería hacerlo, pero no se me ocurre otra manera de explicar el título del blog: ésto es, el poema de próxima publicación.

La piel y la llaga

Sentarse a la mesa del poeta

y la piel: una llaga,

por donde entra y sale,

por donde sale y entra

una precaria voz, un grito,

el de todos los deseos,

el que abraza todos los besos,

y los labios y traga las salivas;

la mesa derramada,

abierta, oceánica,

por donde llega tanta gente

y se va, hiriendo la piel: la llaga.

Sentarse y para entonces decir

la voz de una furia,

donde no acaba nada y

empieza todo lo que debe,

la piel del desierto, la gran palabra,

que camina hacia vosotros

desde el dolor y el amor,

hacia vosotros:

somos tantos alrededor

de esta mesa donde la extiendo

para lamerla y besarla,

y curarla con esa voz,

la palabra de todos.

 

Jorge Brotons, Hoy era martes®

Anuncios